lunes, 20 de enero de 2020

Adaptarse a los Cambios.


Adaptarse a los Cambios.


La Resiliencia Organizacional se entiende como la capacidad una compañía de enfrentar y adaptarse ante situaciones desfavorables. Por ende, no se considera un estado estable sino más bien como una habilidad de la organización.

La literatura científica en gestión organizacional muestra cómo la complejidad en la que se desarrollan los negocios hoy en día, obliga a las organizaciones a lidiar con un entorno hiper-competitivo en el que los cambios se producen a una velocidad no conocida con anterioridad. En este contexto, el interés en las dinámicas que desarrollan las organizaciones para poder adaptarse en este ambiente cambiante ha cobrado un extraordinario interés en las últimas décadas. Así, el ritmo con el que las organizaciones consiguen adaptarse a los cambios, apoyadas en sus procesos y su capital humano, se revela como esencial para la supervivencia y el éxito de éstas.

El comportamiento organizacional y la capacidad de adaptación

Desde el punto de vista del comportamiento organizacional definiríamos la capacidad de adaptación como la habilidad de las organizaciones para cambiarse a sí mismas con el objetivo de hacer frente a los cambios no pronosticados que suceden en su contexto de actuación. Es decir, adaptarse es variar el modo en el que la organización se comporta para lidiar con aquellos cambios que no fueron previstos de forma precisa cuando la organización fue diseñada.

¿Por qué una organización puede adaptarse a los cambios?

Derivado de lo anterior, emerge la pregunta clave emerge. Conceptos como los de Organizaciones Flexibles, Organizaciones Innovadoras han sido desarrollados desde finales del siglo XX y comienzos del XXI como un camino para explicar qué talentos y capacidades deben desarrollar las organizaciones con el fin de adaptarse.

Ello ha tenido como consecuencia la generación de un importante background de conocimientos que nos permiten, a día de hoy, revitalizar la cuestión y considerarla a la luz de la mejora en la calidad y disposición de los datos que al respecto tienen las organizaciones.

La reestructuración organizativa de las empresas es clave para su adaptación al nuevo ecosistema, que requerirá una mayor agilidad y eficacia. Las empresas del futuro estarán marcadas por la adaptabilidad del talento y el liderazgo horizontal. Los modelos más colaborativos fomentarán la innovación y el desarrollo del talento. La transición hacia este sistema debe ser rápida y efectiva con el fin de obtener una ventaja competitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Resiliencia ante el coronavirus COVID-19

Resiliencia ante el coronavirus COVID-19 Posibles impactos organizacionales del coronavirus Ser reactivo a los eventos retrasará la ...