miércoles, 2 de octubre de 2019

El lenguaje corporal de un líder

El lenguaje corporal de un líder


Nuestro cuerpo es el reflejo de nuestras emociones y aunque no nos demos cuenta de ello, la mayor parte del tiempo estamos comunicándonos con otros a través del lenguaje corporal.

Así como los tics nerviosos, las manías y los malos hábitos de postura interfieren con nuestra imagen profesional, nuestro dominio corporal en armonía con nuestra actitud puede ayudarnos a proyectar liderazgo, firmeza y seguridad en nosotros mismos.

Lo importante de entrenar al cuerpo para comunicarse de manera adecuada es que a través de él, estaremos transmitiendo a colegas, clientes y jefes, una sensación de confianza en nuestras capacidades.

De igual forma, aprender a descifrar el lenguaje corporal de otros, es una gran herramienta que pueden ayudarnos a tomar decisiones importantes en nuestra carrera laboral y que nos dará puntos de ventaja sobre otros profesionales.

Te compartimos algunas de las emociones más importantes que podemos leer a través del cuerpo y algunos consejos para aprender a controlarlo: 

Interpretando el lenguaje del cuerpo:

- El lado izquierdo: refleja el lado afectivo y las emociones profundas. Todos los sentimientos relacionados con el lado personal más cercano (familia, pareja) se proyectan de este lado.

- El lado derecho: a través de éste expresamos nuestro lado social y la capacidad para interrelacionarnos con el entorno; es donde se perciben nuestras habilidades de comunicación.

- Brazos y manos: proyectan las emociones básicas tanto positivas como negativas: amor, ira, frustración, felicidad. También sentimientos de rechazo y de impotencia.

- Cabeza: expresa nuestro estado mental y de pensamiento; todo lo relacionado con el planteamiento de problemas y su resolución.

- Piernas y pies: son indicadores de nuestra energía, de la actividad de nuestro cuerpo y de la lucha interna.


Hablando con el rostro:

En el rostro concentramos la mayor parte de las expresiones corporales y es sin duda, el diccionario más completo de nuestras emociones.

Frente: indica nuestro trabajo intelectual y el desarrollo del pensamiento.

Ojos, nariz y mejillas: revelan nuestro lado sentimental.

Labios y barbilla: expresan estados emotivos e incluso, sensuales.

El lenguaje de nuestro cuerpo ha logrado interpretarse gracias a la kinésica, una rama de la psicología que estudia los gestos y movimientos que realizamos y los traduce a las emociones que expresamos dentro de cierto entorno, es decir, todo aquello que comunicamos de manera no verbal.

 Los movimientos de un líder:

Ya sea un alto ejecutivo o una persona que encabeza a un grupo, debe ser capaz de proyectar a través de su cuerpo: poder, serenidad y confianza. Además, su corporalidad debe mostrar equilibrio, temple y visión. Aquí una lista de la expresiones correctas de un líder:

Mirada: En la mirada deben expresarse seguridad y mando. Lo ideal es mirar a los demás a los ojos cuando se habla y mostrar decisión.

Manos: El dedo índice juega un papel fundamental porque es un símbolo de dirección y orden. Se utiliza para señalar a otros el objetivo al que se quiere llegar y reafirmar una posición de jerarquía. La opción de cruzar los brazos sólo se emplea en caso de cerrar la comunicación con otros, mientras que por otro lado, las manos abiertas representan fluidez y honestidad para entablar contacto con otros.

Cabeza: La frente ligeramente en alto (en exceso demuestra arrogancia) para proyectar poder y visión.

Piernas: Mantenerlas quietas es señal de dominio y autocontrol. Deben estar en ángulo recto respecto a la cadera (lo mismo en hombres que mujeres) y en todos los casos, evitar separarlas en exceso para no reflejar un comportamiento acosador. Cruzar la pierna derecha sobre la izquierda es completamente válido pues es símbolo de confianza y comunicación.

Gestos y posturas que debes evitar

- Mantener las manos dentro de los bolsillos

- Esquivar la mirada de otros mientras te hablan

- Cerrar los puños

- Mover incontrolablemente manos y/o piernas

- Evadir un saludo o saludar de manera débil

- Tener los hombros demasiado erguidos (actitud defensiva)

Según estudios especializados, se ha encontrado que nuestra comunicación oral puede ser sumamente ambigua entre las palabras que elegimos y el tono de voz en que podemos dirigirlas, sin embargo, el 55% de lo que comunicamos efectivamente lo hacemos a través del lenguaje corporal ya sea a través de movimientos, posturas, el contacto visual y la respiración.

Recuerda mantener el control de tu cuerpo y permitir que refleje tu capacidad para dirigir a otros. Tú eres un profesional, deja que tu cuerpo lo demuestre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Resiliencia ante el coronavirus COVID-19

Resiliencia ante el coronavirus COVID-19 Posibles impactos organizacionales del coronavirus Ser reactivo a los eventos retrasará la ...