viernes, 28 de septiembre de 2012

Responsabilidad Social Empresarial




En el mundo moderno las empresas han entendido la importancia de interrelacionarse con el medio en el que se desenvuelven con la finalidad de generar mayores beneficios. El enfoque racional en el que las organizaciones solo estaban interesadas en el rendimiento financiero, ignorando las externalidades positivas y negativas que podían y generaban efectivamente, ha quedado en el pasado.  Las empresas competitivas actuales no solo están interesadas en mantener indicadores financieros elevados, si no además, en el impacto que su actividad genera en el entorno. De esta manera se hace socialmente responsable, convirtiéndose en un actor importante en el proceso de desarrollo de la región geográfica en la que está ubicada y que en definitiva impacta positivamente en el desempeño empresarial. Fuente: http://www.artesgerenciales.com/site/index.php?option=com_content&view=article&id=19&Itemid=57

lunes, 10 de septiembre de 2012

La Gerencia Emocional

 
La Inteligencia Emocional es la capacidad de comprender emociones y conducirlas, para guiar la conducta y los procesos de pensamientos para mejorar los resultados.
La Gerencia Emocional debe aplicar habilidades que permitan percibir,
 juzgar y expresar las emociones con precisión; conectar con sentimientos o generarlos para la mejor comprensión de sí mismo o de las otras personas; entender las emociones y el conocimiento que de ellas se derivan y regularlas para promover el propio crecimiento emocional e intelectual.
 
Para el Gerente moderno manejar y controlar sus emociones, se ha convertido en una herramienta para liderar, manejar conflictos y trabajar en equipos.
 
Una forma de aplicar positivamente el control de las emociones, es con la mente, cuya función fundamental es la de convertir las emociones en herramientas útiles para el Gerente, de manera tal, que incidan en la producción como resultado de las actividades de las personas y su respectivo talento.
Al aplicar la inteligencia a las emociones, se logra capacidad para dominar cuatro aspectos:
 
- Capacidad de percepción.
- Capacidad de razonamiento.
- Capacidad de comprensión interna y externa.
- Capacidad de controlar las emociones propias.
 
Al no tener control de las emociones de forma inteligente, se corre el riesgo de no ser asertivo en las decisiones, que como Gerente debe tomar constantemente.
 
No sólo los Gerentes deben controlar sus emociones inteligentemente, sino, que las Organizaciones deben promover e impulsar el control de las emociones entre sus trabajadores para mejorar la comunicación y las relaciones interpersonales entre sus miembros y externamente como a clientes y proveedores. Adicionalmente aumenta la motivación, se labora en un Clima Organizacional armonioso y los trabajadores se identifican con la Organización aumentando su sentido de pertenencia.
 
Al controlar las emociones, se permite reconocer los sentimientos propios y ajenos, que con habilidad y capacidad gerencial es posible aplicarlas para mejorar todas las actividades inmersas en el proceso administrativo y productivo.
 
Al impulsar en las empresas programas que ayuden al desarrollo humano, conducirá a lograr el desarrollo organizacional de manera sostenida que permita el crecimiento de la competitividad.
 
La inteligencia emocional manejada desde la óptica gerencial, permite la capacidad de expresar las emociones y sentimientos en las Organizaciones y permiten el crecimiento del Talento Humano con perspectivas gerenciales de forma ética y profesional.

Fuente:
http://www.articuloz.com/coaching-articulos/la-gerencia-emocional-6175066.html

¿Crees que Eres Líder?

Imagen extraída de Linkedin